domingo, agosto 27, 2006

Proteccioooón

Después de no sé cuanto tiempo caigo en cuentas de lo simbólico (seguimos con la corriente Freudianda, para que nos ubiquemos, vió...) de la pérdida/recupero de mi cartera. Ahora, ninguna de las 28.000 personas a las que le conté mi odisea fue capaz de decírmelo? Malditos malvados del demonio, eso no se hace, soy un ser sensible!

Protecciooón (viene acompañado del gestito de abrazarse con los propios brazos como bien ha sabido enseñarme Richard)

Me dieron ganas de irme un poco... no sé, a algún lugar. No huir, sino partir...

Estoy esperando la casualidad de mi vida (Ana dixit)

1 Comments:

Anonymous Ramiro said...

¿Qué casualidad?

¡Qué casualidad!

¡Qué!... ¿casualidad?

Queca... su alidad...


Basta para mí!

7:00 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home